Los ataques informáticos más comunes y peligrosos

Los ataques informáticos están a la orden del día y todos estamos expuestos a ellos. No solo perjudican a los usuarios, a nivel personal, sino que también afectan especialmente a las empresas. La digitalización ha aportado una serie de ventajas competitivas innegables, pero también implica ciertas vulnerabilidades. Por ello, echamos un vistazo a los ataques informáticos más comunes y analizamos cuáles son sus efectos.

En Digital Tech Institute somos especialistas en Cloud, Big Data y Business Analytics y ofrecemos formación in company para tus profesionales

Los hackers o autores de estos ataques suelen ser individuos bien organizados. De hecho, suele ser difícil ver venir los ataques informáticos, pero si conocemos sus características podremos defendernos con facilidad.

Ataques informáticos más comunes

Entre los ataques informáticos más comunes encontramos:

  • DDoS. Por sus siglas, estos ataques informáticos se traducen como “ataques distrubuidos de denegación de servicio”. Básicamente, se generan cuando una enorme cantidad de ordenadores interactúan con un mismo servidor para colapsarlo. Cuando un equipo recibe demasiadas peticiones acaba por colgarse y se congela. Estos ataques son muy habituales y relativamente sencillos de desplegar.
  • Ping Flood. Se trata de un ataque de tipo DoS (Denegación de Servicio). Consiste en inundar el servidor con solicitudes de ping, cosa que ocupa muchísimos recursos. El ping no es más que una unidad que mide el estado de la comunicación del host con otros equipos. Cuando ejecutamos una solicitud de ping el host devuelve información a nuestro equipo. De ahí que si ejecutamos demasiadas solicitudes el equipo acabe bloqueándose como en el caso de los DDoS.
  • MITM. Tal y como dice su nombre, el ataque Man in The Middle consiste en entrometerse en comunicaciones ajenas entre varios equipos. El autor del ataque informático intercepta el tráfico de datos y puede desencriptar contraseñas, datos privados, etc. En este caso participan tres máquinas: dos víctimas y un atacante, que “pincha” sus comunicaciones.
  • Escaneo de Puertos. Es una técnica utilizada por atacantes y administradores para averiguar qué puertos están abiertos o cerrados en máquinas y redes. Además permite averiguar si existe un firewall activo o no, entre otras cosas. Por lo general, el hacker intentará que el usuario no note este escaneo en lo más mínimo.
  • Ingeniería Social. La ingeniería social no es un ataque como tal. Se trata de una estratagema para engañar a los usuarios y facilitar el ataque informático a sus equipos. Su principio básico es la manipulación psicológica para que el usuario otorgue datos privados. Este método se aleja de técnicas complejas y parte de la interacción humana. El phising formaría parte de este tipo de estrategias, por ejemplo.
  • Malware. El malware es todo aquel software malicioso con propósitos ilegítimos. Este tipo de programas incluyen virus, gusanos, troyanos, spyware, etc.
  • Troyano. Los famosos troyanos están formados por malware que, en apariencia, aporta algo al usuario. Se trata de programas que cumplen con alguna función útil pero que crean vías de acceso no autorizadas al sistema.

Cómo potenciar la ciberseguridad

Como hemos visto, la lista de posibles ataques informáticos es muy extensa. La creatividad de los hackers no tiene límites, pero podemos mejorar la ciberseguridad de nuestros equipos siguiendo unos consejos básicos:

  • Información confidencial. Nunca, jamás des información confidencial a través de Internet. Ningún administrador, aunque sea en caso de incidencias, te pedirá tu contraseña o algo similar. No caigas en la Ingeniería Social y no des tus datos privados a través de correos electrónicos. Se trata de una de las vías más vulnerables que existen.
  • Fabricante desconocido. Si no conoces al fabricante o desarrollador del software que estás a punto de descargarte aborta la operación inmediatamente. Si utilizas software de origen desconocido podrías acabar instalando malware en tu máquina.
  • Redes públicas. Por lo general, las redes con acceso gratuito a Internet no poseen protocolos de seguridad avanzados. Por ello, es bastante arriesgado conectarse a ellas sin la protección necesaria (antivirus, cortafuegos…). Si necesitas acceder a Intenet a toda costa, te recomendamos no utilizar el correo electrónico ni tratar datos sensibles.
  • Cultura corporativa. En el caso de las empresas, es importante concienciar a todos los profesionales. Guiarles hacia las buenas praxis para evitar errores humanos es casi tan vital como seguir unos procedimientos técnicos protocolarios. Esto incluye el establecimiento de contraseñas potentes y difíciles de desencriptar.
  • Actualización de software. La mayoría de fabricantes actualizan su software de forma periódica. Es importante mantener al día los programas que utilizamos para evitar ataques a través de potenciales brechas en ellos. De hecho, la razón de estas actualizaciones no se justifica solo por las pequeñas mejoras implementadas, sino porque blindan el software a ciertos ataques ya sufridos o conocidos.

No son pocos los ataques informáticos que podemos sufrir. La lista que hemos presentado es breve y, de hecho, existen muchos más. Sin embargo, si seguimos unos protocolos de seguridad adecuado dificultaremos que los atacantes se salgan con la suya. La ciberseguridad es, como decíamos, un asunto técnico pero también relacionado con los hábitos del usuario.

Déjanos un comentario

Debes estarconectado/a para publicar un comentario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies